Saturday, February 14, 2015

El Amor de Dios

Here is my first post in Spanish. Forgive any grammatical errors, as Spanish is not my native language but I do my best. I wrote this for a devotion that I was having for a ladies meeting on Valentine's day, celebrating the love of God vs. the love that the world has, Agape love contrasted with eros.

Hoy el mundo está celebrando un día que se dedica al "amor." Todos sabemos que el amor del mundo en realidad no es amor verdadero. Dios es amor, y solamente los que conocen a Dios pueden entender  como el amor de Dios es distinta, o diferente que el amor del mundo.

Las películas de Hollywood nos presentan historias románticas en las que una chica atractiva y un chico alto, rico, y guapo se encuentran y aunque no se conocen de nada, en un instante saben que habían sido hechos el uno para el otro.

Ese hermoso sentimiento de estar enamorado no es una condición permanente. Es un sentimiento y los sentimientos van y vienen. Puedes estar en la cima de la montaña con sentimiento hermoso, pero si esperas vivir el resto de tu vida en esa cima, te vendrá una gran desilusión.

Agápē (en griego ἀγάπη) es el término griego para describir un tipo de amor incondicional y reflexivo, en el que el amante tiene en cuenta sólo el bien del ser amado.  El amor verdadero, Amor Ágape, es más que un sentimiento hermoso—es un compromiso. Un compromiso es una decisión respaldada por las acciones.

El Amor Ágape se compromete a amar a su pareja y se casa con ella. En el amor verdadero, el esposo ama a su esposa, sean cual sean sus sentimientos. La ama, aunque ella no sea muy fácil de amar en ciertos momentos. La esposa hace lo mismo. Están seguros en el amor el uno del otro, a pesar de la presencia o ausencia de los sentimientos románticos.

La base del eros es principalmente física, creada por una emoción que puede ser buena o mala. Busca satisfacerse y llenar sus necesidades con la otra persona. Es una buena parte del enamorarse, los sentimientos, y lo romántico. Controlado por Cristo, puede dar un buen apoyo a la relación e intimidad matrimonial. Dios creó el amor eros también.

Sin el control del espíritu de Dios, es el amor egoísta. Primero y ante todo quiere a la otra persona por lo que la persona puede hacer por él o ella. Ese amor busca siempre su conveniencia y su bienestar, no el del otro. Es amor egoísta. Es amor erótico, por eso se llama Eros. La persona que solo tiene esa clase de amor usa a la otra persona y no se preocupa del bienestar de ella. Vive de acuerdo a sus sentimientos y no de acuerdo a su compromiso.

Dios es el autor del amor. Pero sobre todo, el amor de Dios es amor Ágape. Dios siempre da y como es amor Ágape, es amor constante. Siempre quiere lo mejor para la persona.

El amor de Dios, amor Ágape, se refleja perfectamente en su Hijo Jesús. Si estudiamos la vida de Jesús veremos que él siempre tenía amor Ágape por todos.

“Mi vida pongo por mis discípulos”.

Dios es nuestra Padre, y el cuida sus niños y su familia. El quiere nuestra bien--siempre. Y esta trabajando en nuestras vidas para hacer nos mas semejante a su imagen.

Es un Padre infinitamente más amoroso e infinitamente más sabio que nuestros padres terrenales. Sólo El sabe lo que más nos conviene. Y a veces las cosas que consideramos “malas” son todo lo contrario: muy buenas. Tal vez mucho mejores que las que consideramos “buenas”.

No podemos medir las cosas de Dios con medidas terrenas, sino con medida de eternidad. Dios sabe mucho mejor que nosotros. Si nuestros padres sabían lo que más nos convenía cuando éramos niños, ¡cómo no confiar en que Dios es el que sabe lo que nos conviene a cada uno!

El problema es que los planes de Dios son a largo plazo, a muy largo plazo, a plazo de eternidad. Y nosotros queremos reducir a Dios a nuestro plazo que es muy corto. Queremos reducir a Dios a esta vida terrena, que es muy corta, si la comparamos con la vida en la eternidad.

Para poder comprender, aunque sea un poquito, los planes de Dios tenemos que comenzar a ver nuestra vida aquí en la tierra con anteojos de eternidad. Así, tal vez, podamos comenzar a comprender cómo los planes de Dios sí tienen sentido y cómo las cosas que creemos “malas” no son tan malas, sino buenas.

¡Cómo nos cuesta aceptar un sufrimiento, una enfermedad! Y en el plan de Dios mucho bien proviene del sufrimiento. Veamos a Jesucristo: su sufrimiento nos trajo la salvación. Por la muerte de Cristo todos tenemos derecho a una vida de felicidad plena y total para toda la eternidad.

Por cierto, no fue así al comienzo. Dios no creó a los seres humanos para el sufrimiento. Pero al oponernos a Dios por el pecado, entró el sufrimiento al mundo, así como la muerte y las enfermedades. Y Dios que es infinitamente bueno, cambia las cosas “malas” en buenas, cambia el sufrimiento en ganancia ... para la vida eterna.

El sufrimiento es un misterio. Como todo misterio no es posible explicarlo satisfactoriamente. Sólo lo comprenderemos después de esta vida. Allá en la eternidad comprenderemos los planes de Dios mucho mejor que ahora. Mientras tanto, confiemos en Dios. El es el que sabe.

La vida cristiana no es una cuento de hadas cuando Vivieron felices y comieron perdices.


 Romans 8

28 Y sabemos que á los que á Dios aman, todas las cosas les ayudan á bien, es á saber, á los que conforme al propósito son llamados.

29 Porque á los que antes conoció, también predestinó para que fuesen hechos conformes á la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos;

30 Y á los que predestinó, á éstos también llamó; y á los que llamó, á éstos también justificó; y á los que justificó, á éstos también glorificó.

31 ¿Pues qué diremos á esto? Si Dios por nosotros, ¿quién contra nosotros?

32 El que aun á su propio Hijo no perdonó, antes le entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos dará también con él todas las cosas?

33 ¿Quién acusará á los escogidos de Dios? Dios es el que justifica.

34 ¿Quién es el que condenará? Cristo es el que murió; más aún, el que también resucitó, quien además está á la diestra de Dios, el que también intercede por nosotros.

35 ¿Quién nos apartará del amor de Cristo? tribulación? ó angustia? ó persecución? ó hambre? ó desnudez? ó peligro? ó cuchillo?

36 Como está escrito: Por causa de ti somos muertos todo el tiempo: Somos estimados como ovejas de matadero.

37 Antes, en todas estas cosas hacemos más que vencer por medio de aquel que nos amó.

38 Por lo cual estoy cierto que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir,

39 Ni lo alto, ni lo bajo, ni ninguna criatura nos podrá apartar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro.

Todos las cosas que pasen en esto mundo no son bueno. Pero confiamos que Dios tiene un plan para nuestra vida, y nuestra bien. Tampoco Dios no nos promete que siempre seremos felices. El nos da gozo, pero el gozo no siempre es un sentimiento tampoco. Viene con la fe en las promesas de Dios, y la esperanza que tenemos en Cristo. Por ejemplo, unos padres que pierdan su hijo al cáncer no esta feliz que murió de cáncer, pero si son cristianos tienen la esperanza que un día van a estar con su hijo por la eternidad. Eso es la esperanza que tenemos en Cristo.

Quiero darles un ilustración sobre la tema de Romanos 8: 28, que Dios esta trabajando en nuestra vida para nuestro bien.

Ustedes saben que me gusta hacer pasteles. Yo voy a poner todo las ingredientes aquí para que ustedes los prueban. Voy a seguir la receta que tengo en mi libro de recetas. Tenemos harina, sal, bicarbonato, cocoa, huevos, mantequilla, aceite, vanilla, y azúcar. Solos, no saben muy bien. ?Quieres comer solo harina? ¿Sal? ¿u toque de bicarbonato? ¿ Cocoa? ¿Huevos crudos? Vamos a poner todo junto, y mezclar la masa. Después ponemos la masa en el horno. Es necesario poner la masa en el horno--Sale muy rico y queremos comer todo el plato.

Dios esta haciendo una cosa bonita con nuestra vida también. Tenemos el libro con la receta para una vida cristiana con éxito. El libro es la palabra de Dios.  La receta tiene un poco de sufrimiento, con un poco dolor, quizás tribulaciones, enfermedades, debilidades, pero con mucho fe, el amor, esperanza en las promesas,  y paciencia. Y como la masa del pastel, tiene que entrar el horno para purificarnos pero sale algo muy preciosa, sabrosa en la vista de Dios.

Yo he tenido cosas en mi vida que no entiendo, y quiero preguntar a Dios porque. He sido tentado a ser desmayado, y hasta la punta de rendirme. Pero Dios nos levanta en el momento oportuno, justo a tiempo, y nos da un poco fuerza y la gracia que necesitamos cada día, cada momento. El está probándonos, haciéndonos más fuerte para su obra.

 

No comments: