Wednesday, March 18, 2015

El Papel de la Esposa del Pastor en La Iglesia

Me gustaría compartir una porción de un articulo escrito por Tommy Ashcraft, misionero en Mexico

CLASE IMPARTIDA EN UNA SESIÓN DE MUJERES EN LA CONFERENCIA DE CELAYA, GTO. - See more at: http://www.iglesiacristianabautista.com/pastor-tommy-ashcraft/predicacion-para-mujeres-que-hacer-para-fortalecer-el-matrimonio-del-pastor/#sthash.BchaKr3m.dpuf

Quiero hablarle por unos minutos acerca de la esposa del pastor y su relación con la iglesia. Esta enseñanza en verdad es mas para las hermanas que no son esposas de pastor que para las que son esposas de pastor pero espero que haiga algo para todas. Recientemente fui invitado a enseñar en una sesión en una conferencia acerca de cómo mantener una buen matrimonio  en el campo misionero. Mi primer comentario fue que se necesita lo mismo para mantener un buen matrimonio si estas en el campo misionero viviendo en una choza de lodo y comiendo carne de chango, que si estas en el pueblo donde tú  y tu esposo nacieron. Uno de los errores más grandes que cometemos, es diferenciar demasiado entre la esposa y la familia del pastor y las de los demás. Le voy a decir algo que yo enseño en mí en mi iglesia y que enseño a los estudiantes del instituto bíblico que dirijo. La esposa del pastor no es una position, es una persona. El pastor es una posición, mi posición en mi iglesia es de pastor. No hay posición en la biblia que se llama “esposa de pastor“, nadie debe imponer sobre la esposa del pastor algo que es el pigmentó de la imaginación de la gente. La esposa del pastor no es empleada de la iglesia. Cuando la iglesia Bautista monte Hebrón me invitó a ser su pastor, mi esposa no estaba incluida en el paquete. Ella es mi esposa, no es asistente de pastor. La responsabilidad más grande de mi esposa es mantenerme feliz a mí. Y ella hace  muy buen trabajo porque yo soy un hombre feliz. Mi papá me decía mi hijo puedes escoger entre dos cosas tener la razón o ser feliz. No recuerdo la última vez que tuve la razón pero yo soy un hombre muy feliz. Yo siempre enseñe a mis hijos que vivimos como vivimos no porque papi es pastor, si no porque somos cristianos. Mi esposa hace lo que hace en la iglesia no porque es la esposa de pastor, si no porque es cristiana. No para cumplir con su posición de esposa de pastor si no porque ella ama al Señor, ama la obra de Dios. Esa iglesia, la iglesia bautista monte Hebrón es igualmente su iglesia como es iglesia de cualquier otra hermana.  Mi esposa serviría al Señor con la misma intensidad y con la misma dedicación con la que lo hace ahora si yo fuera médico o contador o albañil o Dios no lo quiera abogado. Ahora tal vez sería necio negar que hay presiones y situaciones especiales que experimenta la esposa del pastor que la esposa de un miembro de la iglesia y entendemos eso. La esposa del pastor debería de aceptar el hecho de que su posición sí la pone en un perfil muy visible y muy obvio. Es algo con que usted simplemente tiene que vivir. Pero nadie debe intensificar la presión que esa situación produce. Una de las responsabilidades más importantes que yo tengo con mi esposa es ayudarle con esas presiones de tal forma que ella pueda disfrutar lo que hace para el Señor. Que su servicio a Dios no sea una carga y una obligación. Ahora mucho de lo que voy a decir en esta sesión es obvio. Tal vez alguien diga, a mi no me hace falta que me digan eso pero a todos nos hace falta de vez en cuando como dice 2 Pedro 3:1 que se nos despierte con exhortación el limpio entendimiento. A veces dejamos estas cosas deslizar. A veces las abandonamos. A veces tomamos por sentado algunas cosas que necesitamos recordar de vez en cuando. Todos necesitamos ser recordados de las cosas más básicas de vez en cuando. En verdad es lo que hace mucho de esta conferencia, nada más recordarnos de las cosas básicas. Si usted es esposa de pastor quiero que esta enseñanza le ayude a aclarar algunas cosas acerca de su relación con su esposo y con los hermanos de la iglesia. Si usted es miembro de una iglesia espero que esta enseñanza le ayude a comprender mejor a la esposa de su pastor y ser un apoyo para ella para que ella pueda ser para su esposo y para tu pastor lo que el necesita.

1.      La esposa del pastor debe tener su propia identidad.

Ella tiene nombre. No es pastora. No tiene título. Se llama. Dígale por su nombre, refiérase a ella por su nombre. No deje que se le pegue el apodo “la esposa del pastor” ella tiene mente, tiene ideas, tiene una relación con Dios, tiene al Espíritu Santo, tiene una biblia y ella debe ser permitida a expresarse como ella es, como persona y no debe estar enjaulada en el contexto de la posición que tiene su esposo.

2.      La esposa de pastor tiene que tener su propia vida.

No debe ser sofocada por lo que hace su esposo en la iglesia. Simplemente porque ella es esposa de pastor no significa que ella no debería de poder participar en las cosas en las que participa la mujer promedio de su iglesia.

3.      La esposa de pastor debe tener su propio ministerio.

Todas las demás hermanas de la iglesia hacen lo que hacen voluntariamente. Nadie le presiona, nadie le obliga a hacerlo. Si usted es maestra de escuela dominical es maestra de escuela dominical porque usted aceptó hacer eso. Si usted funge en cualquier otra posición en la iglesia, usted lo hace porque usted quiere hacerlo voluntariamente. La esposa del pastor debe tener la misma libertad de escoger el área en que ella sirve en la iglesia. Hay varias áreas  en las que parece que todos esperan que la esposa del pastor tome liderazgo. El grupo de mujeres de ganar almas, o la sociedad femenil. Nosotros no tenemos sociedad femenil en nuestra iglesia, tenemos grupos de sembradoras. Yo no estoy en contra de que usted tenga una sociedad femenil siempre y cuando no se degenere a una sesión de chisme. No tenemos sociedad varonil en nuestra iglesia, tenemos club de pescadores. No tenemos sociedad juvenil en nuestra iglesia, tenemos grupos de jóvenes de ganar almas.  Todas esperan que la esposa del pastor tome el liderazgo en el asunto de la dirección de las mujeres en la iglesia. Ahora si ella quiere hacer eso, si ella disfruta hacer eso, esta bien. Pero nadie debe esperar que lo haga simplemente porque es esposa de pastor.  Mi esposa dirige un grupo de sembradoras, se reúnen todos los viernes en mi casa y hay otras hermanas que dirigen grupos de sembradoras en nuestra iglesia pero ella lo hace porque lo disfruta y quiere hacerlo. También el ministerio de niños. La esposa del pastor no debe ser la superintendente de la escuela dominical. Si ella quiere enseñar una clase de niñas o una clase de jovencitas está bien o tal vez un grupo de madres solteras, pero ella debe escoger. La música, preparación de comida para eventos especiales, la oficina, la limpieza de la iglesia, ¿Quién dijo que la esposa del pastor debe de limpiar la iglesia? Es ridículo. Muchos ni limpian sus casas, mucho menos la iglesia. Mi esposa dirige el grupo de sembradoras. Ella supervisa la facultad de música instrumental del instituto bíblico. Ella ha estado en el hospital tanto que ella podría supervisar la facultad de medicina. Toca el piano en la iglesia pero lo hace porque quiere hacerlo. Mi esposa organizó, cuando comenzamos nuestra iglesia, el departamento de cunas, pero nadie lo obligó a hacerlo, ella lo hizo porque quiso hacerlo. Jonathan nuestro hijo, estaba recién nacido y ella quiso hacerlo porque Jonathan estaba en la cuna y a ella le nació hacerlo. Tenemos un grupo en nuestra iglesia que llamamos “ministerio de Marta” preparan alimentos para eventos especiales de la iglesia y yo dirijo ese grupo, mi esposa no dirige ese grupo. A veces en el culto anuncio, hoy después del culto necesitamos reunirnos todas las hermanas del ministerio de Marta. Y nos reunimos, y nos organizamos para cierto evento para una comida que vamos a tener. La última vez que nos reunimos mi esposa ni estuvo, ella participa como cualquier otra hermana de la iglesia. La esposa del pastor no debe de ser cargada con esas cosas. Yo no se cuantas veces he ido a predicar a una conferencia, estoy tres días de lunes a miércoles, y toda la semana no veo a la esposa del pastor, aparece el último día después del culto toda despeinada, despintada,  su ropa parece que ha estado en un pleito callejero, ha estado en la cuna toda la semana.  Si ella quiere hacer eso, si ella insiste en hacer eso, está bien, pero no debe ser obligada a hacerlo simplemente porque es esposa de pastor, ahora cuando una iglesia se inicia hay muchas cosas que el pastor mismo tiene que hacer que no hace cuando la iglesia tiene cuatro, cinco, seis años. A la esposa del pastor también le toca hacer esas cosas pero llega el momento en que ella debe ser liberada para dedicarse a otras cosas y entregar esas cosas a otras hermanas de la iglesia.

4.      La esposa del pastor no puede ser la mejor amiga de cada hermana de la iglesia.

No espere que la esposa de su pastor sea su mejor amiga. Yo enseño que la esposa de pastor no tiene que tener a una hermana de la iglesia como su mejor amiga. Su mejor amiga debe ser tal vez la esposa de otro pastor. No te ofendas si la esposa de tu pastor no pasa todo su tiempo contigo como tú quisieras. No puede hacerlo. Si ella pasa más tiempo con otra hermana simplemente supón que es porque esa hermana necesita oración. Considérelo como un complemento, que tú no necesitas tanto tiempo de la esposa de tu pastor como esa otra hermana. ¿Tú te sientes ofendida cuando el médico no visita tu casa? O ¿el dueño de la funeraria? Pues no te visitan porque no hace falta, no lo necesitas. Ahora si ella pasa más tiempo con alguien más no se ponga celosa. No le de envidia de esa otra hermana. Simplemente supón esa hermana tiene una necesidad especial.

5.      Respeta su casa y su tiempo.

Si necesitas hablar con ella deja que ella escoja el tiempo.  Pregúntale, hermana ¿Cuándo podría darme 10 minutos de su tiempo? No la captures inmediatamente después del culto con una plática de 10-15 minutos. Ella también necesita llegar a casa y preparar alimento para su esposo y su familia. Igual que normalmente usted necesita salir de la iglesia y llegar a su casa a encargarse de sus quehaceres ella también. Considere su tiempo.
- See more at: http://www.iglesiacristianabautista.com/pastor-tommy-ashcraft/predicacion-para-mujeres-que-hacer-para-fortalecer-el-matrimonio-del-pastor/#sthash.BchaKr3m.dpuf

Saturday, March 7, 2015

How to Help a Parent Grieving the Loss of a Child

I did not write this post, but am reposting an article I read on another blog. I thought it had some good insight on how to help people who are grieving.
Here is the link to the webpage in case you would like to read more:

http://citymomsblog.com/columbiasc/walking-with-a-friend-through-the-loss-of-a-child/

Walking with a Friend Through the Loss of a Child

sad
Losing a child is heart-wrenching. It can be difficult to know what to do or say to help.
For most parents, the thought that strikes fear in our hearts like no other is losing a child. No parent wants to outlive their children, and whether that child is unborn, an infant, a child, a teenager, or an adult, they are still our babies. The thought of saying an early good-bye is heart-wrenching.
When the unthinkable happens to a friend or family member, we often feel lost. Whether the loss is from difficulties in pregnancy, or cancer, or an accident, we want to make it better … but feel helpless because we can’t turn back time, or speak health and life into what happened.
Here are some things you can do to help someone you love who is walking the road of loss:

Understanding

First, some background information to prepare you for the road:
  • You can’t make it better, but you can help to not make it worse.
  • Your loved one will never get back to normal. They will find a new normal, but the path to that point is different for each person. You can support them while they find it, but you can’t find it for them.
  • Men and women grieve differently. But that doesn’t mean that men don’t grieve. For some more ideas on what men need from the women in their lives when they are grieving, look here.
  • Your friend may bow out of social events with no warning. Baby showers, graduations, movies with a certain scene, family gatherings – there are all kinds of triggers for grieving parents. Let them bow out graciously.
  • Everyone grieves in their own way. There are no rules, as long as they are not hurting themselves or someone else. Don’t expect them to stick to a certain schedule or way to grieving.
  • This is not about you. It is about your friend. There is some great, practical advice in this article. Read it.
  • Your role as a friend is to comfort, not to fix.

Words

We always want to know what to say and what not to say. Remember, your goal is to comfort, not to fix. Also, remember that words can be true without being comforting. With that in mind, here are some brief lists to tuck away in your memory:

Words that hurt:

  • “At least…” Anything that begins this way seeks to minimize legitimate feelings of loss and sadness because a) it could be worse, or b) someone else has had it worse. Your friend needs to have his or her grief recognized, not minimized.
  • “Everything happens for a reason.” In the worst moments of grief, no reason will ever make a parent content with the loss of their child. None. Don’t go there, whatever your personal beliefs are about this.
  • “He’s in a better place.” I believe this, I do. But when I lost my daughter Naomi, I didn’t care, because I wanted my baby back. I found great comfort in the words of C.S. Lewis, in his book A Grief Observed. He explains it this way: “If a mother is mourning not for what she has lost but for what her dead child has lost, it is a comfort to believe that the child has not lost the end for which it was created…A comfort to the God-aimed, eternal spirit within her. But not to her motherhood. The specifically maternal happiness must be written off. Never, in any place or time, will she have her son on her knees, or bathe him, or tell him a story, or plan for his future, or see her grandchild.” Don’t brush away your friend’s grief, even with the glories of Heaven.
  • “Let me tell you about…” Followed with a story of someone else who had it worse. That doesn’t help.
  • “I know how you feel.” Unless you have also lost a child, you don’t know how it feels. And even if you have, you don’t know how this loss feels to your friend.

Words that heal:

Keep it simple and heartfelt.
  • “I’m sorry.”
  • “I wish you weren’t going through this.”
  • “I don’t know what to say, but I am here.”
  • “I’ve also….would you like to get together sometime to talk?”
  • “I’m praying for you.”

Actions

  • Weep. The Bible has apt advice – “weep with those who weep” There is great comfort in crying together.
  • Listen. Listen more than you talk. Ask questions, especially about the memories your friend has of his or her child. Let them talk. Or let them be silent, and then be content to be silent with them.
  • Remember. Write the date of your friend’s loss on your calendar for next year, along with a reminder to call them or send them a card in the months or weeks leading up to it. Do the same on the child’s birthday, your friend’s birthday, the major holidays, and Mother’s Day and Father’s Day. Then do it again the next year, when most people will have forgotten.
  • Help with the mundane. Meals, laundry, yard work (remember, dads grieve, too). Help with the unexpected costs of a funeral. Offer rides to take surviving children to activities. Don’t ask a grieving parent to call when they need you. They are in survival mode and have no idea what they need. Instead say, “I would like to ______. Would that be okay/would that help?”
One of the tragedies that often accompanies the loss of a child is when the parents also experience the loss of friends who shy away because they don’t know how to come alongside them in their time of tragedy. Don’t be that friend. Instead, be the one who sticks around, who remembers the anniversaries and the hard days, who listens to your friend when they share again how special their child was and what they miss the most, the one who sees them through to the other side of the storm.